Las Fabber imprimen hasta 100mm/s (las Maker un poco menos), pero la calidad de la impresión varía con la velocidad, como en todas las impresoras 3D. Todos los factores influyen en la velocidad óptima de impresión, como el tipo de objeto, el tipo de plástico, el tamaño del objeto, la calidad deseada, el software de slicing, etc.